Saltar al contenido

Portulacaria, la planta que da fortuna a quien la tenga

Portulacaria la planta del dinero

Según cuenta la tradición la Portulacaria (planta del dinero) es una planta que da fortuna a quien la posee porque en la casa en la que crezca, nunca faltará el dinero, así que este arbusto es más conocido por el nombre común de ‘planta del dinero’.

La Portucalaria es suculenta, como así se llaman a las plantas que acumulan agua en sus tejidos, y puede ser del tipo rastrero o ramificado. Proveniente del sur de África, este arbusto puede llegar a crecer hasta tres metros de altura y posee unas hojas pequeñas y redondeadas que en las últimas semanas de la primavera, cuando florecen, están acompañadas por florecillas de color rosa.

Planta de interior y exterior

Puedes colocar plantas del dinero tanto en el exterior como en el interior de casa. Adorna bien las terrazas y balcones porque es un arbusto colgante, y también se adhieren bien a las paredes. También la puedes utilizar para cubrir laderas, si el terreno donde la quieras plantar es accidentado.

En el caso de que decidas plantarla en el exterior debes tener en cuenta que no puede estar expuesta a pleno sol porque las hojas se pueden quemar. En cambio, si la quieres tener dentro de casa, procura ubicarla en una zona bien iluminada. En ambos casos, la planta de la moneda aunque soporta bien el frío, no tolera temperaturas extremas porque perderá sus hojas, así que debes procurarle una zona abrigada. 

Necesita poca agua

Esta planta carnosa no necesita apenas agua. Basta con que la riegues una vez a la semana en épocas de calor y en invierno cada quince días, procurando que el terreno esté seco entre los riegos. Y en ningún caso debes pulverizar agua sobre las hojas porque se manchan. Necesita además un suelo bien drenado en el que el agua no se retenga porque sus raíces pueden llegar a pudrirse y sus hojas adquirir un color negruzco.

loading...

También es aconsejable que la plantes a lo largo del otoño porque esta es la mejor época en la que se desarrolla, y a partir de ahí que la podes y abones de forma periódica con fertilizantes minerales ricos en sustancias para que aumente la floración, como es el nitrógeno. Las flores aparecerán en abundancia desde los meses de junio a noviembre, así que tendrás toques de color en tu casa y en tu jardín por lo menos la mitad del año.