Saltar al contenido

Los vídeos de Boda están cambiando

los videos de boda

No es nada nuevo hablar de que tanto la fotografía como el vídeo de boda está cambiando. Una breve búsqueda de profesionales de bodas puede hacernos reflexionar sobre cómo ha cambiado en los últimos años la visión del videógrafo queriendo asemejar gran porcentaje de sus trabajos a pequeñas piezas cinematográficas.

Los vídeos para bodas han dejado de ser el regalo del fotógrafo consiguiendo ser cada vez un producto más exclusivo el día de la boda. Con el vídeo de boda consigues resultados que con la fotografía no se llegan a expresar, movimiento, sonido, la voz de una persona. Revivir ese ambiente y hacer que nunca pase. El vídeo se encuentra en continuo crecimiento y cada día vemos cambios y avances en edición y grabación. Parece que estamos olvidando el vídeo documental de boda donde con un trípode y una cámara dejábamos que todo fluyera delante de nuestra lente. Ahora el estilo freestyle o videclip es la reinvención de un producto bonito pero para algunos anclado en los 90’s.

Los videos para bodas y su reinvención

En la reinvención del vídeo de boda tanto el videógrafo como la pareja buscan la naturalidad. Lo importante siempre es el momento, el sentimiento y captar cada instante como realmente fue. Atrás quedan los posados, las situaciones forzadas y momentos más que preparados. En la búsqueda de lo nuevo, de lo actual encontramos la edición o postproducción del clip cinematográfico que hace que se diferencie de todos los demás marcando un estilo, una velocidad y un montaje espectacular. Marcar la diferencia y seguir un estilo propio es lo que hace que todos los profesionales se diferencien por una estética particular en sus trabajos.

En la evolución del campo audiovisual encontramos que en un video de boda podemos encontrar pinceladas de grandes obras cinematográficas queriendo asemejar un recuerdo a una gran obra maestra. El vídeo de boda ha dejado de ser algo secundario, adelantando en parte a la fotografía por ser un recuerdo más completo. No olvidemos que estamos buscando un producto exclusivo y actual, la media de precios en este tipo de vídeos suele rondar los 1700€ el día de la boda y se contratan con mínimo un año de antelación. No hay que olvidar que detrás de una grabación del día de la boda, hay una gran labor de edición posterior para dar ese acabado diferente a cada uno de los vídeos.

loading...

fotografia y videos de boda

Hemos entrado en una nueva era audiovisual donde la creatividad, la inspiración y la dedicación del videógrafo hacen que un día especial quede como recuerdo de una forma inolvidable para la pareja. Imágenes, sonido y música hacen que un recuerdo visualizado años después tenga esa mezcla perfecta para trasladarte de nuevo a ese gran día. El concepto ha cambiado, ya no solo tiene que transmitir un sentimiento sino que también tiene que ser atemporal y creativo. Si confiáis en un buen videógrafo conseguiréis que os sorprenda con un gran vídeo, con un gran recuerdo que reflejará lo que sentisteis ese día junto a vuestros familiares y amigos.