Saltar al contenido

Guia util para saber que le pasa a tu mascota

Guia-util-para-saber-que-le-pasa-a-tu-mascota

Con sus diferentes recursos comunicativos, el perro y el gato expresan estados de ánimo y avisan de posibles enfermedades. 

Aprender su lenguaje no solo ayuda a detectar un problema a tiempo sino que también mejorar la convivencia y fortalecer el lazo emocional con tu mascota.

Conductas que revelan problemas en tu perro

Los perros a veces manifiestan sus problemas de salud con determinados comportamientos que el dueño debe aprender a traducir. Algunas de estas manifestaciones pueden ser consideradas simpáticas cuando en realidad anuncian un problema.

Por ejemplo, cuando el animal se arrastra sobre sus cuartos traseros es probable que pueda estar revelando varios trastornos: estreñimiento, lombrices, presencia de un cuerpo extraño en el ano…

Lo mismo pasa con las toses y los estornudos, que pueden relacionarse con alergias a algún producto de limpieza o a los humos de los coches o simplemente con resfriados. Si a los estornudos va aparejada la fiebre, hay que pensar en infecciones, entre ellas moquillo, una de las más graves.

loading...

Junto a estos dos casos existen otros muchos que hay que destacar:

  • Las sacudidas de la cabeza y las orejas dobladas indican suciedad y hasta presencia de cuerpos extraños, que deberían ser extraídos por el veterinario, como es el caso de las espigas, un problema muy frecuente.
  • Si tiene diarrea hay que determinar la gravedad observando la frecuencia y abundancia de las deposiciones; si el animal presenta algún otro síntoma, como inapetencia o tristeza, repasar qué ha comido y revisar la dieta. Si no remite o mejora claramente en 24 horas, conviene acudir al veterinario.
  • La fiebre se detecta a simple vista por el aspecto general del perro: con la nariz caliente y húmeda, calor, abatimiento y pelo sin brillo. Si, además, quieres asegurarte introduce un termómetro lubricado en el ano unos 2 centímetros durante 1 minuto. Los límites admisibles son de 39ºC, por arriba, y 37,8ºC, por debajo.
  • Si vomita de forma repetida o con sangre puede deberse a la ingestión de cuerpos extraños o posibles envenenamientos. Si también tiene fiebre hay que ir a la consulta.
  • El mal aliento puede producirse o bien por infecciones dentales, problemas gástricos alimentos no adecuados e incluso envenenamientos por arsénico.
  • El típico rascado canino, si es muy insistente y acompañado de mordisqueo de ciertas zonas puede indicar desde pulgas a eccema.

Cómo saber el estado del gato

  • Si tu gato se esconde o ha dejado de asomarse a la ventana algo malo está pasando. Sufrirá en silencio el mal que padece, y raramente dejará escapar un quejido lastimero. Saber cuales son las afecciones más comunes, sus síntomas y soluciones, permitirá eliminarlas antes de que causen estragos en el organismo del animal.
  • Si quieres comprobar fehacientemente que el animal está bien actúa de la siguiente forma: levántate la piel de la nuca, tira hacia arriba y suelta de golpe; si al cabo de unos segundos está firmemente adherida de nuevo a la nuca, es que no hay ningún problema.
  • Ahora bien, cuando el gato pierde el apetito o vomita, acelera su respiración, entrecierra los ojos, se muestra apático y encogido o da síntomas de dolor muscular, hay que llevarlo de inmediato al veterinario.

Hay una serie de signos externos que pueden dar pistas sobre el estado del gato. Aquí tienes los más significativos:

  • Comprueba el color y el brillo de sus ojos. Si están sanos, deben tener brillo natural, no estar tristes. Además, deben estar resplandecientes y claros.
  • Los gatos tienen un tercer párpado no visible que hace acto de presencia para proteger a un ojo dañado. Y si viene acompañado de otros síntomas como lagrimeo o cambio de color, hay que ponerse en contacto con el veterinario.
  • Unas orejas en buen estado deben presentar un color rosa pálido, sin secreciones o restos de cera.
    Si se rasca continuamente las orejas o agita la cabeza con brusquedad, es que le pican, y eso puede conllevar otro tipo de problemas.
  • El mal aliento en los gatos es consecuencia de una inflamación de las encías o de que ingiere mucho pelo cuando se limpia. Hay que evitarlo cepillándole más a menudo y con más brío.
  • La nariz debe tener un aspecto rosáceo y sin costras. Si hay estornudos, secreciones o dificultades respiratorias, es necesario acudir al especialista.