Saltar al contenido

Desparasita a tu mascota

Desparasita a tu mascota

Pulgas, gusanos, garrapatas, lombrices… parásitos internos y externos que pueden molestar a tu perro y a tu gato, o incluso producir enfermedades muy graves. Para evitarlo debes extremar las medidas higiénicas y desparasitar periódicamente a tu animal. Si sospechas que tiene parásitos, báñalo con jabón antiparasitario, sécalo y frótalo con una loción insecticida.

El perro

  • Las pulgas se cuelan entre el pelo del perro y deambulan pro su entorno durante una hora aproximadamente. Son invisibles a la vista (miden unos 2mm) pero dejan rastro de sus excrementos que les delatan.
  • La reacción de tu animal será rascarse, chuparse o morderse en la zona en que le pica. Pero la saliva contiene elementos alergénicos que pueden provocar la caída del pelo de y la irritación de la piel. Y, además, se puede tragar una pulga que sea portadora de una larva de tenia.
  • La garrapata mide lo mismo que la pulga pero después de sustraer la sangre del perro puede engordar hasta los 20 mm. No causa picores pero puede producir enfermedades parasitarias. Las garrapatas se instalan sobre todo en orejas y cuello.
  • Si sospechas que tiene parásitos, báñalo con jabón antiparasitario, sécalo y frótalo con una loción insecticida. Péinalo y vigila que no tenga alguna garrapata adherida. Si la tiene retírala muy despacio porque si no lo haces así se pueden quedar las mandíbulas hincadas en la piel.
  • Debes eliminarlas para siempre, esto es: coge un alfiler, quémalo y cuando este al rojo vivo pincha a la garrapata. Para evitar que se instalan estos bichos compra lociones bactericidas especiales o un collar antiparásitos con doble acción preventiva para insectos y ácaros.
  • Si vives en un una casa baja o con jardín debes extremar las precauciones.
  • Todos estos parásitos viven en el intestino del perro, aunque algunas veces pueden migrar a otras zonas

Parásitos internos

  • Los gusanos planos, los redondeados, y los protozoos son los más peligrosos. Los primeros pueden transmitir al hombre la hidiatosis o quiste hidiático.
  • Los signos más importantes de enfermedad son apatía, vómitos, diarreas, crecimiento lento y mal aspecto del pelo.
  • En general el contagio a las personas es difícil e improbable, pero algunos de estos parásitos nos pueden afectar, especialmente a los niños.
  • Los cachorros son los más afectados, muchos de estos parásitos son adquiridos en el momento del parto o en la lactación.
  • Todos estos parásitos viven en el intestino del perro, aunque algunas veces pueden migrar a otras zonas (pulmón, hígado, cavidad abdominal o cerebro).
  • El control de las heces del perro es la base de la prevención. Recuerda que muchas veces no se ven a simple vista, con lo que un examen coprológico periódico realizado por su veterinario es lo más eficaz.

Pauta de desparasitación

  • Se recomienda la primera a los 15 días de edad, después hay que repetirlo cada 15 días durante los primeros dos meses. Después se realiza cada 3-6 meses.
  • Es importante eliminar los parásitos antes de iniciar la vacunación del cachorro.
  • Puede prevenirse la aparición de parásitos en los cachorros si desparasitamos a la madre antes de la monta o durante la gestación.
  • El tratamiento dura varías sesiones: se trata de frotarle con producto insectida en lomo, pecho y cuello

El gato

  • Los gatos son extremadamente pulcros. Se dan continuos lametazos con el fin de conservar su piel en perfecto estado, lo que hace que tenga pocos paraitos externos. Aun así, no están definitivamente a salvo de ellos:
  • Acaros. Suelen aparecer en orejas, cuello y cogote produciendo un picor extremo. El tratamiento consiste en lociones acaricidas. Si no se le trata puede desencadenar alteraciones en la epidermis.
  • Moscas sarcófagas. Suelen atacar a animales enfermos o viejos que viven a la intemperie. Si recogemos algún gato de la calle debemos acudir al veterinario para que realice una inspección a fondo.
  • Pulgas. Tu mascota puede verse infectada por la llamada pulga gatuna que en ocasiones también ataca a perros e inclusos seres humanos. El tratamiento dura varías sesiones: se trata de frotarle con producto insectida en lomo, pecho y cuello. Las pulgas caerán en el paño o papel que hayamos puesto debajo del gato. Debes evitar que se lama ya que podría acabar intoxicado o envenenado.

Parásitos internos

  • Los más conocidos son los llamados gusanos o lombrices de los cuales existen dos tipos diferentes que son los gusanos redondos y los gusanos planos o tenias.
  • La mayoría de los gatos especialmente los adultos pueden no presentar signos de enfermedad. Por el contrario, los gatitos jóvenes parasitados con un gran número de lombrices pueden manifestar signos clínicos graves de vómitos, diarrea, adelgazamiento y retraso en el crecimiento.
  • Las infecciones por el parásito denominado Giardia lamblia son una causa importante de diarrea aguda y crónica en los gatos.
  • A partir de los 6 meses, desparasitar según el tipo de vida del gato. Cada 6 meses gatos de interior y cada 3 meses gatos de vida libre

Pauta de desparasitación

  • Los gatos no deben tratarse solamente cuando tienen parásitos sino que deben ser desparasitados regularmente cuando son adultos y varias veces durante los primeros meses de vida.
  • Es recomendable que la primera desparasitación se haga a partir de las 2 o 3 semanas de edad, repetir a los 15 días, y una vez al mes hasta los 6 meses de edad.

    A partir de los 6 meses, desparasitar según el tipo de vida del gato. Cada 6 meses gatos de interior y cada 3 meses gatos de vida libre, especialmente gatos cazadores.