Saltar al contenido

Dejar de Fumar Consejos

consejos para dejar de fumar

Desengánchate del tabaco

Si fumas, dejar este hábito, mortal para ti y para quienes te rodean, será quizás la decisión sobre tu salud más importante que tomes en tu vida. Te damos valiosos consejos para conseguirlo. Tus días de esclavitud se han acabado.

Antes de dejar de fumar

Piensa que mucha gente ha dejado de fumar y que, por tanto, tú también puedes hacerlo. La mayoría de las personas lo intentaron varias veces antes de conseguirlo. No creas que si has fracasado una vez no podrás hacerlo. Dejar de fumar es una empresa y necesita dedicación, programación y compromiso.

Asegúrate de que quieres hacerlo. Repasa todas las razones por las que quieres dejar de fumar. Haz una lista mental y tenla presente. Entre las razones incluya, además de tu salud, razones no médicas como pueden ser los motivos económicos, estéticos, de tiempo, de familia, etc.

Crea un ambiente propicio para dejar. Comienza a hacer algún ejercicio. Si nunca has hecho deporte o estás desentrenado puedes empezar por caminar o andar en bicicleta. Bebe más líquido. Descansa más. Las personas que fuman tienen sus ropas impregnadas de olor a cigarrillo. Limpia todas sus ropas para no tener ese olor. La fuerza de voluntad es muy importante, y hacerlo uno solo por si mismo no siempre es la mejor solución, te recomendamos que si ves y sientes que no puedes superar esta adicción contacta y ponte en manos de profesionales para el tratamiento de adicciones.

Consejos de alimentación

Cambiar los hábitos de alimentación puede ser útil. El cigarrillo inhibe el apetito, este es uno de los motivos por el cual empiezan a fumar las adolescentes, para evitar engordar. Mucha gente no deja de fumar por temor a ganar peso. Una de las estrategias para evitarlo es comenzar una dieta antes.

Algunas claves son:

  • – Toma comidas sencillas. Evita los fritos, carnes muy sazonadas o comidas fuertemente condimentadas
  • – Elimina durante estos días la ingestión de café y alcohol
  • – Bebe abundantes zumos de fruta, a ser posible naturales, especialmente aquellos que sean ricos en vitamina C (naranja, pomelo, limón…)
  • – No olvides, además, tomar un mínimo de dos vasos de agua media hora antes de las comidas principales
  • – Procura comer alimentos ricos en vitamina B (cereales: germen de trigo, levadura de cerveza…)
  • – Si te levantas con tiempo suficiente podrás tomar un desayuno nutritivo que te ayudará a fortalecer y calmar tus nervios
    – Ya conoces los alimentos y bebidas que estimulan tus deseos de fumar, evítalos al principio
  • – Evita igualmente un estómago demasiado lleno que sin duda te adormecerá a ti y a tu autocontrol

Consejos sobre hábitos

Por la mañana:

  • – Ducha tibia terminada con agua fría
  • – Bebe agua y zumos de fruta
  • – Procura tomarte el tiempo suficiente para desayunar adecuadamente

Después de las comidas:

  • – No te sientes en el sillón favorito si solías fumar allí
  • – Lávate inmediatamente los dientes
  • – Rompe tu rutina general:
  • – Empieza a utilizar tus pulmones
  • – HAZ EJERCICIO. Empieza a practicar un nuevo deporte (tenis, gimnasia, natación…)
  • – Lo que puedas hacer andando, hazlo. Pasea por el parque más próximo, intenta ir al trabajo a pie o en transporte público, evita el ascensor…
  • – Mantén tus manos ocupadas durante el tiempo libre. Empieza a realizar aquellas actividades para las que nunca tuviste tiempo (puzzles, bricolaje, tocar un instrumento…). Siéntete una persona nueva
  • – Procura que las actividades en tu tiempo libre sean reparadoras y relajantes
  • – Añade espontaneidad, novedad y diversión a tu rutina diaria

Cuando estés muy nervioso:

  • – Mantén en tus manos objetos distintos al cigarrillo (bolígrafo, anillo, pulsera, muñeco relajante…)
  • – Respira profundamente y luego intenta sentarte por algunos instantes en la posición más cómoda posible
  • – Si es posible, dúchate o toma un baño
  • – Procura situarte en lugares lo más limpios posible de humo de tabaco