Saltar al contenido

10 cosas que no sabías y deberías saber del ají

A continuación, entérate todos los beneficios que aporta a la salud el comer ají y las claves de su consumo:

El ají es considerado una de las especies más picantes dentro de la gastronomía, ideal para  acompañar delicias culinarias, pero también contiene vitaminas y sustancias que son muy beneficiosas para tu bienestar. Conoce cuáles son y qué debes de tener en cuenta al comer ajíes:

Quita el dolor. La capsaicina, un componente característico en los ajíes  proporciona un efecto analgésico, que se utiliza para elaborar medicamentos. Estudios han demostrado que este compuesto reduce la sensibilidad al dolor al irritar los tejidos y aumentar el suministro de sangre a la zona afectada.

Antigripal. El ají es muy beneficioso para contrarrestar el resfrío, porque sus sustancias promueven a la transpiración y actúan como expectorantes, logrando abrir los conductos nasales y los pulmones.

Anti cancerígeno. La capsaicina, principal componente del ají, protege el ADN de los carcinógenos y está demostrado que reduce la posibilidad de sufrir cáncer de próstata.

loading...

Evitar las embarazadas. Las gestantes y lactantes tienen que evitar consumir este insumo u hacerlo de forma esporádica debido a que la capsaicina puede atravesar la placenta y producir alergias en el recién nacido.

Efecto bactericida. El mismo que ayuda a eliminar bacterias del estómago, por ende uno tiene menos probabilidades de sufrir enfermedades como la salmonella.

Ají y sexo. Estudios han demostrado que el ají es un afrodisíaco y estimulante sexual.

Crecimiento de uñas. Y no es todo, también estimula el crecimiento del cabello y favorece la visión.

Produce mayor salivación. Pese a que no tenemos en la lengua una papila específica para el sabor del ají, el picante activa todas a la vez.

Ayuda adelgazar. El consumo de ají tiene un aporte calórico importante, mucha agua, fibra y casi no tiene grasas, por lo que se puede incluir en dietas para bajar de peso. Además, su consumo puede contribuir a cambiar la distribución de la grasa abdominal. Eso sí, siempre siguiendo un régimen alimenticio saludable.

Consúmalo sin excesos. Cuando se consume en demasía, el ají se convierte en un alimento irritante que produce inflamación en el estómago, especialmente cuando se padece gastritis. Así que disfrútelo, sin excederse.